LOS BENEFICIOS ECOLÓGICOS, SOCIALES Y ECONÓMICOS DE LA PRODUCCIÓN INTEGRADA EN LOS CULTIVOS

Publicado en26/12/2018 Por 103
Favorito0
LOS BENEFICIOS ECOLÓGICOS, SOCIALES Y ECONÓMICOS DE LA PRODUCCIÓN INTEGRADA EN LOS CULTIVOS
La Producción Integrada (PI) es un sistema de obtención de productos primarios mediante una agricultura responsable con el entorno.

Este sistema de producción no solo aplica medidas no perjudiciales con el entorno, sino que procura aportar mejoras en relación al equilibrio biológico. Es un sistema que se encuentra a medio camino entre la producción ecológica y la producción industrial. Se fundamenta en métodos totalmente adaptados a las exigencias de la sociedad en cuanto a calidad y seguridad alimentaria y que hacen de los cultivos unos recursos de explotación completamente rentables.

¿Y pues, de qué métodos estamos hablando? Se trata de prácticas de cultivo que combinan medidas biológicas en detrimento del uso de productos fitosanitarios (mayormente pesticidas, entre otras sustancias químicas) para hacer frente a las posibles plagas y enfermedades. Así pues, bajo control técnico, se procura minimizar el uso de estos productos químicos que resultan ser perjudiciales para el entorno natural y la salud de las personas. Entre estas prácticas se encuentra el manejo y fertilización del suelo de cultivo, el empleo del agua de riego (técnicas que mejoren la eficiencia del agua en el riego, como los circuitos cerrados), la plantación de otras especies vegetales (como plantas insectarias, las cuales permiten generar un ecosistema más equilibrado), etc.

Solo los productos que certifiquen haber estado sometidos a dichas prácticas de cultivo podrán ser reconocidos con una calidad superior (1ª categoría o extra) en el mercado. El consumidor debe ser “consciente” de los beneficios sobre el entorno natural y su salud. El producto saliente de la PI conserva todos los beneficios nutricionales inherentes a la especie, de manera que no existe alteración alguna provocada por la interacción con productos químicos ni por otras alteraciones premeditadas (como podrían ser las genéticas).  A su vez, hay que tener muy presente el esfuerzo realizado por parte del productor y de la inversión en tiempo y recursos económicos que conlleva la adaptación a este tipo de sistema de producción. Las inspecciones sobre estos cultivos son recurrentes y sirven para valorar la efectividad de los controles técnicos que el productor acomete para valorar el estado de salud de sus cultivos. ¡En Compro en el Campo lo tenemos claro, si ellos se comprometen, ahora nos toca a nosotros!

Artículos relacionados
Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Menú

Ajustes

Compartir

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Identificarse

Crear una cuenta gratuita para usar lista de deseos.

Identificarse