CERVEZA CEREA CON AZAFRÁN (PALE ALE)

La Cerveza Cerea con Azafrán, una producción que combina lo mejor de una artesana al estilo Pale Ale inglesa con un producto exclusivo como el Azafrán de Teruel. Sin duda una bebida que hay que gozarla por su baja densidad, por su bajo contenido en alcohol y, sobre todo, por el aroma i el sabor que aporta una especia como el azafrán. ¡Disfrútala fría, saboréala como se merece!

Contingut: una botella de Cerveza Cerea con Azafrán (al estilo Pale Ale) de 33 cl

4,10 €
Impuestos incluidos
Disponible
Referencia:
AEBCA03
Favorito0
Añadir para comparar0
A lista de deseos
Productos relacionados
No hay productos
Descripción

EL PRODUCTO

La Cerveza Cerea con Azafrán es de la familia o estilo de las Pale Ale, cerveza típica de las zonas centro y norte de Inglaterra. En este grupo o familia se incluyen aquellos estilos fabricados en las islas británicas o que siguen unos estándares propios para la elaboración de estas cervezas. Cerea presenta esta cerveza de la familia o estilo de las Pale Ale inglesas, con la presencia del azafrán que le aporta el color, sabor y aroma característico de esta especia.

Se trata de una bebida artesana muy aromática, que permite disfrutar del sabor del azafrán durante toda la degustación. El aroma a malta es típico de las cervezas estilo English Pale Ale. Con toques afrutados y a lúpulo, sorprende su perfecta y equilibrada combinación con el azafrán, proporcionando un amargor de moderado a bajo, agradable al paladar.

De cuerpo ligero, es una cerveza fácil de tomar por su baja carbonatación, densidad e índice de alcohol. Aquí el énfasis está en la presencia del azafrán. Una bebida para disfrutar y, ¿qué mejor que compartiéndola con los tuyos? ¡Hazte con ella!


LA PRODUCCIÓN

El proceso de elaboración de las Cervezas Cerea es artesanal e individualizado, con ingredientes locales y 100% naturales. Esta cerveza en ningún caso pasa por un proceso de pasteurización y siempre se deja madurar al menos 2 meses.

Actualmente Cerea produce, entre otros productos, 4 cervezas artesanas, cada una con sus particularidades i con un aroma i un toque de sabor diferente. Entre estas se encuentran:

  • La Cerveza Epona, denominación que hace referencia a la diosa de los caballos, de la fertilidad y de la naturaleza. Es una cerveza al estilo Pale Ale inglesa, con un cuerpo ligero, un aroma floral i con baja graduación.
  • La Cerveza Aratikos, nombre en honor a el asentamiento celtíbero próximo a Aranda de Moncayo (en la provincia de Zaragoza), es una cerveza al estilo Pilsen, con un color pálido de carácter maltoso y con un aroma intenso a lúpulo.
  • La Cerveza Cerea con Azafrán, una producción de que combina lo mejor de una artesana al estilo Pale Ale inglesa con un producto exclusivo como el Azafrán de Teruel. Sin duda una bebida que hay que gozarla por su baja densidad, por su bajo contenido en alcohol y, sobre todo, por el aroma i el sabor que aporta una especia como el azafrán.
  • La Cerveza Supreme de Cerea, al estilo Pilsen, pero con un carácter completamente diferente a raíz de la combinación con la auténtica trufa negra (Túber Melanosporum). Una cerveza en esencia única con un sabor imperdible.

En total son 7 las fases que siguen para la obtención de las cervezas artesanas:

  1. El molido. En esta fase el principal objetivo es el de separar, en la malta, la cascara del grano. Ello se lleva a cabo mediante la compresión de la malta entre dos cilindros simétricos. En este proceso es muy importante evitar romper por completo la cáscara, pues será necesaria para separar y lavar el grano posteriormente. Al mismo tiempo, para evitar la contaminación del mosto saliente, es realmente necesario evitar la interferencia del polvo de la malta en el proceso de molido. Por ese motivo, preferentemente el molido debe realizarse en instalaciones diferentes o en días diferentes.
  2. La maceración. Esta fase se inicia con una infusión simple, con aportación de agua, a unos 65-68ºC de temperatura, al recipiente donde se almacena el grano. En este proceso es clave la interacción de unas enzimas, concretamente cuando los almidones de la malta se transforman en azúcares fermentables y posteriormente estos acabaran con las levaduras. Durante esta fase se produce lo que se denomina la “cama de grano”. Este fenómeno deriva del macerado de las cáscaras de la malta con los fragmentos de grano, estructura a través de la cual discurre el mosto mientras se va limpiando.
  3. La cocción. Es el momento de cocer el mosto resultante. Este proceso se realiza en un gran recipiente tapado sobre el fuego, sobre el cual dejaremos que hierva el mosto. En el momento en el que rompe a hervir el conjunto se añade el lúpulo poco a poco, en unas cantidades e intervalos de tiempo establecidos en la receta tradicional y artesana. Al final de esta fase, una vez superado el tiempo de cocción, se procede a agitar la mezcla de forma circular de manera que se genera un remolino en el interior del recipiente. Este remolino es el que ha de permitir concentrar todas las impurezas en el fondo y parte central del recipiente.
  4. El enfriado. La mezcla anterior ha estado hirviendo a más de 100ºC y una vez limpia es el momento de enfriarla a unos 20-25ºC. Todas las fases son importantes, pero particularmente esta es fundamental para lograr la mejor calidad en cuanto a aspecto y sabor de la cerveza artesana. La clave en el proceso de enfriamiento es el tiempo que tardamos en alcanzar una temperatura alrededor de los 22ºC, de manera que cuanto menos tarde el conjunto en enfriarse mayor calidad obtendrá la producción saliente.
  5. La fermentación. El recipiente de fermentación debe estar completamente limpio. Con tal de garantizar dichas condiciones es importante dejar agua hirviendo en su interior durante un tiempo prudencial, lo suficiente con tal de generar un ambiente aséptico. Es el momento de añadir el mosto al fermentador y de colarlo con tal de eliminar las impurezas del conjunto. El mosto debe airearse antes de fermentar y debe estar libre de posos. Con el mosto limpio y dentro del recipiente de fermentación se añade la levadura poco a poco mientras se remueve la mezcla. El hecho de remover es indispensable con el objetivo de oxigenar el mosto y asegurar que las levaduras hagan su función en esta fase de elaboración de la cerveza. Una vez oxigenado el conjunto dejaremos que fermente con el recipiente sellado, colocando el airlock, o bien con el dispositivo higiénico de extracción de CO₂.
  6. El filtrado. Se trata de un proceso natural que se ejecuta con la ayuda de la cáscara del grano. Este elemento en la mezcla es el mejor aliado para filtrar y limpiar de impurezas la cerveza.
  7. El embotellado. Estamos en la fase final, solo nos faltará aportar el toque de gas a la cerveza antes de poder disfrutarla. Para ello será suficiente añadiendo una pequeña porción de azúcar, el cual hará reaccionar la levadura generando el gas CO₂ necesario. Ahora sí, llega el momento de embotellar y se hace con la ayuda de un sifón. Las botellas se situarán a un nivel inferior respecto del recipiente de fermentación para poder ubicar la salida del sifón al fondo de las mismas. ¡Listo, ahora solo queda disfrutarla con los tuyos!


EL ENTORNO

Esta cervecera familiar y artesanal se ubica en el pequeño municipio de Mediana de Aragón, muy cerca y al sur de la capital aragonesa. En este entorno Cerea encuentra en abundancia todo lo necesario para el desarrollo de sus cervezas artesanas naturales, el cereal y el agua dulce proveída del mismo río Ginel.

En dicho entorno la historia va más allá de la época medieval, también la de su cerveza, concretamente se remonta a la época ibera, un periodo prerromano del que aún restan vestigios. Uno de los yacimientos más reconocidos y estudiado es el de Los Castellazos, destruido por el emperador romano César casi medio siglo antes de Cristo.

Cerea, que significa cerveza en ibero, hace honor a dicha civilización, también a la forma de elaborar la cerveza y de tratar sus principales ingredientes. Sin duda se trata de una producción que aspira a seguir innovando, aunque sin perder la metodología tradicional en la elaboración de una cerveza artesana 100% natural, cercana y de gran calidad.


DISTINTIVOS DE CALIDAD ALIMENTARIA

Uno de los certificados que Cerea Natural ha logrado obtener es el distintivo de Artesanía Alimentaria. Este certificado se vincula a las producciones aragonesas que elaboran, manipulan y transforman alimentos de acuerdo a unos requisitos normalizados, sujetos a unas condiciones durante todo su proceso productivo que garantizan al consumidor un producto final individualizado y con características diferenciales, obtenido gracias a las pequeñas producciones y a la intervención personal del artesano. Este distintivo es una acción vinculada a la Ley 9/2006 de calidad alimentaria sobre artesanía agroalimentaria de Aragón.

Detalles del producto
AEBCA03

Ficha técnica

PRODUCTOR
El productor de la Cerveza Cerea con Azafrán es Cerea Natural, un proyecto de producción artesana que ha sabido lograr una mezcla 100% natural de sabores y aromas únicos en sus productos.
DIMENSIONES Y PESO
Contenido neto por botella de 33 centilitros.
SISTEMA DE PRODUCCIÓN
Producción artesanal
DISTINTIVOS DE CALIDAD
Distintivo de Artesanía Alimentaria
CONSUMO PREFERENTE
Hasta un año para que comience a envejecer y a ver modificadas sus cualidades. Como el vino, con el paso del tiempo no se estropea.
GRADUACIÓN
5,4% vol.
Comentarios
Sin comentarios

Menú

Ajustes

Compartir

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Identificarse

Crear una cuenta gratuita para usar lista de deseos.

Identificarse